lunes, 22 de junio de 2020

De libres a borregos. Estrategia de las pagas

La estrategia más antigua de generar adictos a ti. De crear Tanta dependencia que las personas crean que eres imprescindible. Que sin ti, solo habrá escasez, penuria y obscuridad. En pocas palabras, generar vagos sin cerebro.

Luis Barros.

Mientras transcurría tranquilamente la clase, en una universidad cualquiera, uno de los estudiantes, inesperadamente, preguntó al profesor:

¿Usted sabe cómo se captura a los cerdos salvajes?

El profesor creyendo que era broma guardó silencio y esperó una respuesta graciosa.

El chico al no recibir respuesta más que una mirada recelosa, continuó con seriedad su disertación: para atrapar a los cerdos salvajes, primero se localiza un lugar en el bosque en el que los cerdos salvajes suelan ir, y allí se coloca diariamente un poco de maíz en el suelo.

Así, los cerdos salvajes irán todos los días a comer el maíz *gratis* y, cuando se acostumbren a ir todos los días, usted va construyendo un cercado alrededor del lugar donde se acostumbraron a ir a comer, un lado por vez...

Cuando los animales se acostumbren a un lado del cercado, volverán para volver a comer el maíz, y usted construye otro lado del cercado... Ellos volverán  a acostumbrarse y vuelven a comer.

Usted irá construyendo el cercado alrededor, poco a poco, hasta instalar los cuatro lados del cercado alrededor de los cerdos. Al final, instala una puerta en el último lado.

Los cerdos ya estarán habituados al maíz fácil y al cercado, y así comienzan a venir solos por la entrada.

Es entonces cuando usted cierra la puerta y captura a todo el grupo. Así de simple, paso a paso, hasta que en el último segundo los cerdos pierden su libertad. Ellos comenzarán  a correr en círculos dentro del cercado, pero ya estarán presos.

Tras eso, empezarán a comer el maíz fácil y gratuito. Se acostumbrarán tanto a eso que se olvidarán de cómo cazar por sí mismos, y tras eso aceptarán la esclavitud. Incluso, se mostrarán  agradecidos con sus captores y, durante generaciones irán contentos al matadero. Ni siquiera desconfiarán de que la mano que les da de comer es la misma que los mata.

El estudiante le comentó al profesor que era exactamente eso lo que él veía que sucedía en su país, en su provincia, en su ciudad, con su pueblo.
 Los gobiernos comunistas, en sus proyectos dictatoriales, ocultos bajo el manto ‘democrático’, se dedicaron a ofrecer maíz gratuito durante tiempo suficiente para alcanzar la mansedumbre sistemática. Y cada nuevo ‘Gobierno Salvador’ disfraza de ‘programas sociales’ sus limosnas, da dinero que saca del bolsillo del propio trabajador, realiza misiones, planes, indulgencias, leyes de ‘protección’, subsidios para cualquier cosa, expropiaciones indebidas, programas de ‘bienestar social’, fiestas, ferias o festivales, uniformes, pan y circo, transporte ‘gratis’. Toda esa ‘gratuidad’ que ofrecen a la gente, tales estafadores, disfrazados de políticos, llena de felicidad a un pueblo mal acostumbrado con las migajas del maíz fácil y ‘gratuito’. Robarán a las personas la capacidad de ser críticos, pensar por si mismos, y que dejen de ser personas emprendedoras. Sin embargo, claro que a los ciudadanos nada les saldrá ‘gratis’.

Porque obviamente, ‘¡no existe almuerzo gratis!’.

Pues más claro imposible. El texto anterior que me contó uno de mis abuelos ya hace alguna década, nos deja bastante claro del porqué de la urgencia de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez en aprobar el Ingreso Mínimo Vital. Una paga que será como el maíz para los cerdos, la gente se acostumbrará a cobrar ese dinero sin hacer nada a cambio y así se convertirá en un dependiente de este gobierno, mientras así el gobierno se asegura votos leales. Con esto España se encontrará con el gran cáncer de toda sociedad, que sus integrantes solo sean vagos y y parásitos que solo absorban las migajas que les dan sin aportar nada útil a su país.

Además, este tipo de paguitas gratuitas generan un movimiento inmigratorio parasitarío, ya que esa inmigración que llegue no será productiva, será una inmigración que solo absorberá como otro fétido parásito más todos los recursos del país. Pero con un peligroso añadido, toda esta llegada de parásitos de otras  costumbres y religiones, a parte de secar los recursos del país sin aportar nada a cambio, intentarán destruir el ser del país para hacerlo a sus ideales y creencias. La prueba de esto lo podemos ver en otros países como en Suecia, un país que era el prototipo de una sociedad moderna y libre, cayó en el buenismo y eso le ha llevado a la degradación total como sociedad. Ahora Suecia es, y tras acoger sin control a centenares de miles de falsos refugiados, uno de los países más inseguros de Europa, y sobre todo para las mujeres. Siendo uno de los países con mayor tasa de violaciones del continente. Donde se pueden encontrar pueblos completamente controlados por los inmigrantes musulmanes y bajo sus propias leyes. Con esto el buenismo ha degradado tanto al país, que ha hecho de Suecia la prostituta de Europa y el vertedero social del continente.

Estos son a los dos caminos que nos lleva este gobierno social-comunista. Por una parte el comunismo nos lleva poco a poco por el camino chavista, que no es otro que empobrecer a la población y a través de ínfimas pagas generar borregos sin cerebro. Y por otra parte, el buenismo permitiendo una inmigración parásita y masiva, nos lleva por el camino sueco, que no es otra cosa que la degradación social y la destrucción de nuestra esencia como nación.

¿Se hará tarde para que haya retorno?

¿Permitiremos nuestra destrucción?
Share: