viernes, 27 de abril de 2018

Que mal cálculo del fuego amigo, Cifuentes

Es desagradable ver que en la política el enemigo puede ser cualquier persona, no solo tus contrincantes de otros partidos, no. Como estamos viendo en el caso Cifuentes, también los enemigos están en tu propio partido y seguramente, sean los más peligrosos. Algo así como, protégete del amigo, que los enemigos ya se destruirán entre ellos, y curiosamente en los últimos días hemos vivido  dos ejemplos. Caso Cifuentes, caso Podemos.

Desde un principio el tema del MASTER sonaba bastante raro, más que nada por que si se descubría que Cifuentes habría recibido algún tipo de ayuda para obtener dicho título, no tardarían mucho en salir bastantes casos similares y en todos los partidos, como así fue. Pero claro, Cristina Cifuentes es del PP, por lo tanto la estupidez del MASTER obtendría más relevancia que el propio juicio de los ERE. Que por cierto, así ha sido y que bien le ha venido al PSOE. No existe partido en el mundo que sepa ocultar sus juicios por corrupción mejor que el PSOE, son auténticos maestros. Tampoco era de extrañar que Podemos se lanzara a la caza de la presidenta como perros rabiosos, cuando fue un podemita el que destapa todo en su periódico. Lo que sí sorprendió, fue la celeridad de Ciudadanos en poner en duda la palabra de Cifuentes, su socia. Sobretodo por que en los primeros días no había ninguna prueba, solo acusaciones y rumores, nada fundamentado. Aún así los naranjas con corazón rojo, con cierta chulería, prepotencia, y amenazas, exigieron explicaciones a lo que de momento  solo eran rumores. Consiguiendo así, hacer de Cristina Cifuentes la primera persona que tenía que demostrar su inocencia sin tener ninguna prueba sólida contra ella, algo insólito y preocupante.

Durante los primeros días el PP apoyó a Cifuentes, pero no tardó mucho en llegar la primera bala de fuego amigo. Este fue el día que Pablo Casado tuvo que demostrar la veracidad de uno de sus títulos, ese día acabó diciendo que él sí había demostrado que las acusaciones contra él eran falsas porque acababa de mostrar todo tipo de documentación. Si alguien piensa que eso no fue un dardo envenenado contra Cifuentes, que me explique a que venía acabar con ese retintín. ¿Una Gracieta? Lo dudo, en el partido Popular no deben de estar para muchas gracias. Lo que es verdad, es que el comentario de Casado estaba dejando bastante claro el sentir de muchos del PP. Pero al parecer Cristina Cifuentes no le debió de dar mucha importancia al comentario de Casado, un gravísimo error.

En mi opinión, creo que Cristina Cifuentes nunca calculó bien sus apoyos y enemigos dentro del partido, y ponerse a levantar alfombras sin tener en cuenta a quien te llevas por delante sin protegerte es un suicidio. Tampoco le favoreció nada ceder tanto a la izquierda, a la ideología de género, al colectivo LGTBI, etc. Giró demasiado a la nefasta socialdemocracia seguramente para intentar atraer más votantes, que irónicamente los socialdemócratas han sido los que más le han linchado. Tal fue el linchamiento a la presidenta que al sentirse acorralada, su reacción fue levantar otra alfombra del anterior gobierno del PP de la Comunidad de Madrid. Creo que esta denuncia de corrupción de Cifuentes sobre su propio partido otra vez, fue la gota que derramó el vaso de la paciencia del PP. Tan solo 10 días después de dicha denuncia salta el tema de las cremas, con vídeo y todo. ¿Alguien cree qué es casualidad? No, en la política no existen las casualidades, todo tiene un porqué. Sobretodo en un partido tan manchado por la corrupción como es, y desgraciadamente, este Partido Popular.

Tras todo lo dicho me surge una pregunta, ¿qué hizo, o qué sabe Cristina Cifuentes, para que una persona guarde un vídeo de ella durante 7 añossabiendo que cuando lo hiciera público la destrozaría? Que por otro lado, ese tipo de vídeos tienen que ser destruidos en un máximo de 20 días según dicta la ley, por tanto es ilegal. Aún así, que ruin es esta mediocre política española, que una persona no duda en destrozar la vida personal de otra persona para obtener algún beneficio propio. Lo dicho, que mal cálculo del fuego amigo señora. Cifuentes.


Que quede claro que en ningún momento he dicho que Cristina Cifuentes no tuviese que dimitir, tenía que hacerlo desde el momento que ya hubo pruebas de que el título de su MASTER no era legal. Pero también que quede claro, que a Cifuentes no se le lincha por corrupta, se le lincha con tal bajeza moral por temas personales. Y para acabar. Ya es curioso que se haya linchado desde todos los partidos políticos, a la única persona que se había atrevido a destapar la corrupción de su propio partido.


Luis.
Share: