jueves, 26 de abril de 2018

Creámonos ser dioses

Es indignante a más no poder el caso del pequeño Alfie Evans, un bebé de 23 meses con una enfermedad cerebral degenerativa, lo cual le ha llevado desde hace un año a estar ingresado en un hospital. Este hospital ha decidido que como su enfermedad no tiene cura, pues lo mejor es dejarle morir, y todo esto sin el consentimiento de los padres. Seguramente la direción del hospital decidiese quitarle la asistencia médica al pequeño por los costes de dicha asistencia, pero sea por el motivo que sea esta decisión va contra todos los códigos éticos de los médicos. Para un médico su deber es ayudar, curar, o mantener con vida a un paciente, nunca, pero nunca quitársela y tampoco decidir cuando tiene que morir un enfermo. ¿O es qué ahora se creen dioses?

Los padres al saber lo que iba a hacer el hospital, han movido y removido todos los estamentos jurídicos para evitar que dejen morir a su hijo sin más. Pero dio igual, no consiguieron nada, el pequeño seguía teniendo su fecha de muerte marcada. 

Al final los padres consiguieron una entrevista con el Papa en Roma en la cual se le expuso el calvario por el que estaban pasando y que ciertos personajes creyéndose ser seres superiores, habían decidido que su hijo tenía que morir. El Papa no solo les dio todo su apoyo, también les ofreció la posibilidad de trasladar a Alfie a un hospital en Roma donde se le iba cuidar. En tiempo récord se le otorgó al bebé la nacionalidad italiana, a su vez el embajador italiano en Londres, empezó las gestiones para que no desconectaran a Alfie de la respiración asistida y preparar el traslado de hospital. Pero todos esos esfuerzos también dieron igual, esa misma noche los médicos le desconectaron la respiración artificial. Pero el esperpento no había acabado aún, al día siguiente un juez quitándoles la patria potestad a los padres, decidió que el bebé no podía ser trasladado a Roma.

Alfie lleva más de 60 horas luchando sin ninguna ayuda, mientras los responsables de poder ayudarle, esperan para escribir la fecha y hora de su muerte.


¿Pero que mundo de mierda estamos creando, si hay personajes que se creen que pueden decidir la muerte de un enfermo?


Luis.
Share: