martes, 20 de junio de 2017

¿Código ético? ¿Cuál?

Hoy los podemitas nos han vuelto a dar una lección de su falsa imagen, concretamente, con su famoso código ético, ese que tanto llevan por bandera y exigen que el resto de partidos lo cumplan. Pero hoy nos han demostrado que ese código tiene un gran fallo, sí. El fallo es que cuando ellos lo tienen que cumplir ya no les hace mucha gracia, tanto es así, que si lo tienen que borrar lo harán sin cortarse ni un pelo. Que es justo lo que han hecho hoy tras la imputación de Sánchez Mato  y Celia Mayer. Una soberana estupidez borrarlo por cierto, ya que tecleándolo en Google aparece copiado en varios medios y blogs. Yo lo encontré entero en Libertad Digital.

Sánchez Mato y Mayer han sido imputados por tres presuntos delitos de malversación de fondos públicos, prevaricación y delito societario. Tras estas imputaciones y haciendo caso su código ético:
1.4.
 Compromiso de renuncia o cese de forma inmediata de todos los cargos, ante la   imputación   por   la   judicatura   de   delitos   relacionados   con   corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, cohecho, malversación y apropiación de fondos públicos,   bien   sea   por   interés   propio   o   para   favorecer   a   terceras   personas.   Así como también  en  casos de acusación judicial por delitos de racismo, xenofobia, violencia de género, homofobia u otros delitos contra los Derechos Humanos o los derechos de las personas trabajadoras.
A esta hora no ha habido ninguna dimisión, más bien todo lo contrario. Digo esto, porque desde Podemos se les ha dado todo su apoyo, demostrando así su ideología comunista. Las normas para los demás, que nosotros cumplimos las que nos vengan bien según el momento. Vamos, al más puro estilo de su dios chavista. Aunque no es la primera vez que pasa, hay varios casos más, como el de la condenada por la justicia, Rita Maestre, que aún no ha dimitido y sigue en su cargo tranquilamente. Pero no pasa nada, tranquilos, este es el famoso cambio que traen los Ayuntamientos podemitas.



Luis.
Share: