jueves, 2 de marzo de 2017

Memez bruselense.

Se está llegando a tal nivel de estupidez que ahora resulta que denunciar lo malo, es delito. Que decir las atrocidades que llevan a cabo los islamistas, es delito. Que difundir lo que Bruselas calla de forma vergonzosa, es delito. Pero mentir y ocultar la verdad a los europeos no es delito, es protección. Pero mintiendo, ¿a quien protegen? A los ciudadanos no, ya que si no se cuenta toda la verdad no sabremos cuanto es el peligro. Por lo tanto, la pregunta correcta sería, ¿a quien quieren proteger desde Bruselas?

Según leí en lagaceta.es, Marine Le Pen,  lleva años denunciando que la Unión Europea está "gravemente enferma" y la última decisión de Bruselas así lo demuestra. El Parlamento Europeo ha decidido levanta la inmunidad a la candidata del Frente Nacional por denunciar las atrocidades del Estado Islámico a través de las redes sociales. El pleno de la Eurocámara, reunido en Bruselas, respaldó a mano alzada la opinión de la Comisión de Asuntos Jurídicos de esta institución, que apoyó en una reunión a puerta cerrada el pasado martes el levantamiento de la inmunidad por 18 votos a favor y 3 en contra. Es la Europa del siglo XXI, donde se persigue a aquellos que denuncian los crímenes de los terroristas en nombre de alá y sus evidentes vínculos con países árabes "aliados", mientras desde Bruselas se hacen tratos con dictaduras islámicas y se proclama el 'Welcome Refugees' sin habilitar nuevas medidas de seguridad en la frontera.

Se podrá estar de acuerdo con esta señora o no, pero no ha mentido. Se podrá decir que es una populista de extrema derecha, sí. Hasta se podrá decir que si gana las elecciones francesas haga tambalear la obsoleta Unión Europea, ya que ha dicho que si era presidente Francia seguiría los pasos del Reino Unido. Por supuesto que se puede decir todo eso, y seguramente muchas más cosas de sus políticas, claro. Pero lo que no se le puede negar, es que es de las pocas políticas que lleva tiempo diciendo y denunciando el peligro que representa para Europa el estado islámico. Eso nadie lo puede negar, todos llevamos tiempo leyendo sobre ella y siempre ha mantenido su discurso. Así que no entiendo muy bien que se intenta desde Bruselas, ¿quitarla de en medio? Quiero pensar que no es ese el motivo, por que si lo es, los políticos de la UE son más bobos de lo que yo pensaba. Ya que tomando ese tipo de medidas contra ella lo único que lograrán es darle más votos, más fama. Todos los franceses que no estén de acuerdo con la política europea, esto les hará decidirse por Le Pen. Simple y llanamente. O quizá, ¿le quieren callar por miedo? Sí, miedo. Miedo a que sepamos todo lo que nos ocultan de los islamistas. Miedo a que sepamos que hay detrás de todo el tráfico de refugiados, el saber que ganan con ello. O simplemente es miedo al islam y piensan que si los ciudadanos sabemos todo lo que pasa, ellos por fin tendrán que dar la cara y reaccionar. Tendrían que afrontar una realidad que tanto se han empeñado en negar una y otra vez amparándose en el buenismo. Afrontar una verdad que en realidad les tiene acojonados, sin saber como actuar.

Es imposible saber lo que piensan este tipo de políticos, la mentalidad buenista es compleja y difícil de entender. Pero lo que han dejado muy claro hoy y fácil de asimilar, es que decir la verdad sobre los islámicos, es delito. Que si algún político cuenta la verdad irán a por él, por salirse de pauta. Que si no se sabe la verdad la amenaza islámica parece lejana, como si no existiera, una pesadilla pasajera. Y así poder seguir con su estúpido buenismo. Acogiendo refugiados sin control y si pasa algo, lo intentarán tapar y que siga la vida. Que son dos días, que coño.


Luis.
Share: