lunes, 23 de enero de 2017

Vaya, ¡era el lenguaje!

Hace unos días salió la noticia que en la universidad de Granada, habían hecho un calendario 2017 feminista. Al parecer estos "eruditos" piensan que así se logrará la igualdad y se reducirá la violencia de género, entre otras cosas en favor de las mujeres. Yo no llego a entender que por un calendario mal escrito vaya a lograr tal cosa, pero esa gente está convencida de ello.

La noticia del abc.es. decía lo siguiente: La Unidad de Igualdad de la Universidad de Granada ha editado para este 2017 un almanaque peculiar. El calendario, con vocación feminista, modifica la naturaleza de los nombres de los meses del año –en masculino genérico– y los presenta en femenino. «Enera, febrera, marza, abrila…». Y así hasta «diciembra». Cada mes va acompañado de una imagen. Todas ellas son el resultado del certamen «Yes women can», en el que fueron seleccionadas una docena de fotografías para poder llevar a cabo el proyecto, llamado «Calendaria 2017», bajo la premisa de que «comenzar el año en femenino no es un error», sino «un acierto». El objetivo de esta propuesta es «dar respuesta a la desigualdad que vive en nuestra sociedad y a la violencia de género. Según el director del área feminista de la UGR Miguel Lorente, que también fue delegado del gobierno en matería de igualdad. Según este lumbreras el calendario sirve para que «nuestras miradas se detengan en todos los días que esperan, en todas las vidas que se van con el transcurso de un tiempo cómplice con la desigualdad y su violencia, para impedir que pasen los días sin que nada más pase», además de alterar el género de los meses con poética: Mirar la realidad de otra forma es verla en igualdad y en paz.

Sin contar que el calendario es una soberana estupidez, la cursilería también es para que se lo hagan mirar. Pero claro, viendo que delegado fue y en que gobierno estuvo no me extraña nada todo esta mamarrachada. Ya que fue la misma época del ya famoso miembros y miembras de la exministra Bibiana Aído. Al parecer siguen empeñados en lo mismo, en cambiar el género de las palabras. En tener que hablar mal simplemente por que piensen que las palabras genéricas y neutras, son machistas.

Supongo que más adelante empezarán con los nombres de los días, lunas, martas, miércolas, juevas, viernas, sábada y ... ...¿dominga? Aquí tengo una duda, ya que dirán que dominga será sexista. Así que no sé como le llamarán. Por tanto, solo tenemos que decir las fechas de la siguiente forma: me han dado cita con la médica la día, miércolas diecisieta de maya de dos mil dieciocha. Y desde el momento que todos hablemos de esa forma ridícula, según estos botarates habremos conseguido la igualdad y también habremos reducido la violencia de género en un 70 %. Qué fácil es, ¿no? Décadas luchando contra el machismo y su violencia, pensando en como evitar más muertes y resulta que era la forma de hablar. De verdad, que bobos somos por perder el tiempo en denuncias y leyes.

Si de verdad estos "intelectuales" se creen que con esas tonterías van a lograr algo, es que no entienden absolutamente nada. Es más, puede tener justamente el efecto contrario. Me explico. Si a esos estrechos de miras que se creen que están por encima de las mujeres les dices que tienen que escribir o hablar de esa forma, se volverán mucho más radicales y estúpidos. Ya que luchar contra el machismo haciendo ultra feminismo es un error, los extremos siempre son malos. Lo que está haciendo esta gente con lo del lenguaje no es feminismo, es demagogia barata y populismo de alta gama. Y si esos son los personajes que se supone que van a lograr la igualdad, vamos por muy mal camino. La única forma de conseguir la tan deseada igualdad, tiene que ser con inteligencia y coherencia. No con papanatas de tres al cuarto.

Luis.
Share: