sábado, 5 de noviembre de 2016

Nunca hombre de paz.

Tras la detención de otro líder etarra hoy en Francia, ya estamos leyendo o escuchando todo tipo de gilipolleces varias. Ya han vuelto a la palestra los pro etarras, etarras e imbéciles. Parece que están preparados para el momento justo, que es cuando los españoles celebramos noticias como la de hoy, esta escoria salta con presteza y vuelven a soltar sus diarreas mentales.

Obviamente, no voy a hablar de todas las  pajas mentales que se hace esta gentuza, para justificar lo injustificable. A parte, no merece la pena dedicarles tiempo. Pero sí le voy a dedicar algunas palabras, al etarra de “paz”.

La sonrisa que esbocé al leer la gran noticia de hoy, duró poco, bastante poco. Ya que casi a continuación leí las declaraciones del etarra, Otegi. Así que dicha sonrisa se me agrió, y no solo eso, no. También se me revolvieron las tripas, como siempre me pasa al leerle mencionar la palabra paz. Pero hoy ha ido más lejos, habló de lógica de guerra.

¿Qué guerra?

Al parecer, y según este terrorista, las décadas de terrorismo de ETA, es una guerra. Y por eso se atreve a hablar de paz. Acusando al gobierno de no querer paz. Y lo dice un etarra condenado por la justicia.

Pues bien, Otegi. España, ni está en guerra, ni lo ha estado. El terrorismo, es eso, terrorismo. Matar de forma cobarde, matar sin más, matar inocentes sin fijarse en la edad, secuestrar y estorsionar... eso es el terrorismo. Al igual que un terrorista, nunca será un hombre de paz.


Yo, y mi tacto.
Share: