martes, 20 de septiembre de 2016

La lacra del populismo.

Populismo.

Se trata de un concepto político, que permite hacer referencia a los movimientos que rechaza a los partidos políticos tradicionales y que se muestran, ya sea en la práctica efectiva o en los discursos, combativos frente a las clases dominantes.

El populismo apela al pueblo para construir su poder, entendiendo al pueblo como las clases sociales bajas y sin privilegios económicos o políticos. Suele basar su estructura en la denuncia constante de los males que encarnan las clases privilegiadas. Los líderes populistas, por lo tanto, se presentan como redentores de los humildes.

El término populismo tiene sentido peyorativo, ya que hace referencia a las medidas políticas que no buscan el bienestar o el progreso de un país, sino que tratan de conseguir la aceptación de los votantes sin importar las consecuencias. Por ejemplo:
“Sancionar a las empresas norteamericanas es una decisión propia del populismo, que tiene consecuencias nefastas desde el punto de vista económico” “Quienes nos acusan de populismo son aquéllos que gozaron durante años de ganancias inmensas a costa de la pobreza del resto de la sociedad”.

Cuando la noción de populismo se utiliza de manera positiva, se califica a estos movimientos como propuestas que buscan construir el poder a partir de la participación popular y de la inclusión social.

Se sabe que los grupos populistas no conforman un conjunto homogéneo, sino que muestran ciertas diferencias notables en cuestiones políticas y económicas. Por otro lado, tienen muchos puntos en común que los opone a quienes no participan de su ideología, la cual se basa principalmente en la promoción forzosa del consumo y la distribución.

***

Es el texto que mejor define el concepto de populismo. Sí, ese populismo que es la lacra de nuestra sociedad. Pero os preguntaréis.

¿Por qué pone esto hoy?

Bien, por lo que está pasando en Europa. El resurgir de los populistas como en España, pero con una diferencia. Mientras en nuestro país sufrimos el populismo de la ultra izquierda, de origen Castor Chavista, en Europa es el populismo de la ultra derecha. Tan malo uno, como el otro. Ya que hay que recordar que el propio Hitler, emerge de la ultra derecha, del partido nacionalsocialista de los trabajadores alemanes (NSDAP) que era anti democrático, anti capitalista, entre algunos antis más.

Pues eso está volviendo a pasar en Alemania. La ultra derecha al igual que en Francia y Austria, cada vez es más fuerte y sus partidos enarbolan consignas muy parecidas a las de él NSDAP. Si alguien no ve el peligro de todo esto, no es que está cegado, no. Podría ser por dos motivos que al final tienen la misma definición. Uno, que gracias a los efectos del populismo les hayan lavado el cerebro, y ahora ya no piensen, sólo repiten consignas mandadas. Y el otro motivo, es que simplemente no sé den cuenta por qué son idiotas. En pocas palabras, tan idiotas como los que se dejan lavar el cerebro.

Se dice que la vida es una rueda. Que una vez y otra cometemos los mismos errores. Que al parecer, no aprendemos de todos ellos, que no escarmentamos. Viendo lo visto y lo que podremos ver, quizá sea verdad.

Yo, y mi tacto.
Share: