viernes, 5 de agosto de 2016

Golpe en cubierto.

Época estival. La gente disfrutando de sus merecidas vacaciones. Buscando sitios para poder desconectar del trabajo, de las preocupaciones.

Las playas llenas de cuerpos semidesnudos sudando y asándose al sol, bronceándose en definitiva. Los niños jugando en la arena, haciendo castillos o cualquier forma que se les ocurra. Personas remojándose en el mar cual delfines danzarines.

Terrazas llenas de familias o grupos de amigos. Bebiendo, comiendo, charlando o riendo con gran alborozo.

Pueblos que en estos días se vuelven a llenar. Reencuentros familiares, o con amigos de la infancia. Conversaciones amenas, jocosas, risas, en pocas palabras, bares llenos de vida.

Todo muy bonito e idílico. Nada como la tranquilidad y la alegría estival. Nada como el descanso y la desconexión, para sentirse en paz.

Hasta que se abre el periódico o se enciende la televisión. Y empiezas a leer y ver las noticias. Y te das cuenta que todo sigue igual, que el desastre político sigue inamovible. Que los mismos personajes, siguen a lo suyo. Diciendo lo mismo.

Rajoy, intentando formar gobierno con todos en su contra. Y al parecer sin darse cuenta que diga lo que diga y haga lo que haga, no conseguirá nada.

Rivera, con su estúpida abstención que no sirve para absolutamente, nada. Bueno, perdón. Sirve para cubrirse las espaldas y que nadie le culpe de que si hay otras elecciones, se le diga que no hizo nada. A parte debe de pensar que haciendo ese pequeño guiño al PP, recuperará los votos perdidos. Que iluso.

Sánchez, ay Pedrito. El desastre y la obsesión hecho verbo. Que más da que haya llevado a su partido a los peores momentos de la historia. Qué importa si él sigue al frente. Eso sí, para decir no y negarse a todo.

Y mientras tanto, los secesionistas catalanes haciendo de las suyas. Dando un golpe de estado sabiendo que con la fragilidad del gobierno, reaccionará tarde y mal.

Pero pensando en todo esto, me surge una pregunta.

¿Qué diferencia hay entre lo que pasa en Cataluña, y lo que se hace contra el gobierno central?

Sé que por el resultado en las elecciones, están en su derecho. Pero por su forma de actuar y vetar a Rajoy, suena a golpe de estado en cubierto. Y me parece mucho más grave un golpe así, que el catalán. Por lo tanto. Los mayores golpistas no están en Cataluña, no. Están en Madrid.

Yo, y mi tacto.
Share: