jueves, 7 de julio de 2016

Duplicidad política.

Llevamos meses con la actual situación política. Meses de escuchar, leer y ver todo tipo de opiniones o discusiones. Pero siempre las mismas caras, las mismas personas. El mismo tedio. Y no solo eso, no. No hay ningún tipo de señal que nos diga que este desastre político vaya a cambiar.

Los primeros eufóricos por recuperar 14 escaños, sin recordar que habían perdido 63. Los segundos felices porque los terceros no les adelantaron, sin recordar que han perdido cinco escaños más. Los terceros buscando el motivo de la pérdida de votos y echando la culpa a las encuestas que fallaron estrepitosamente y para saber el porqué, quieren hacer una encuesta. Y los cuartos buscando excusas de todo tipo a su pérdida de ocho escaños. En definitiva, todos pensando en lo suyo y mientras tanto, España lleva 200 días con un gobierno en funciones.

Con este panorama no sé vosotros pero yo, estoy cansado de nuestra política y de los políticos. Cansado de ver cómo se culpan unos a otros. Cansado de escuchar como una y otra vez se dicen lo mismo. Cansado de llevar meses leyendo exactamente lo mismo pero con distintas palabras. Cansado de oír la misma frase que casualmente es la única que repite hasta la saciedad toda la clase política.

¿Sabéis qué frase es?

Seguro que os suena: "Hacemos y actuamos por y para los españoles". Es genial que se acuerden de nosotros, ¿a qué sí? Pues no, que coño. Yo no voté para vivir el esperpento político que estamos viendo. Tampoco voté para que mi voto se use y manipule según el día, o quien lo haga. Y mucho menos para que cada vez que no se pongan de acuerdo digan, que lo hacen por mí. Ya que eso es manipular lo que hemos votado; el mensaje que les hemos mandado.

Ahora os dejo un discurso político que según como lo leáis, dice una cosa.
***
Léelo de arriba a abajo y luego de abajo a arriba

En nuestro partido político cumplimos con lo que prometemos.

Sólo los imbéciles pueden creer que

no lucharemos contra la corrupción.

Porque si hay algo seguro para nosotros es que

la honestidad y la transparencia son fundamentales

para alcanzar nuestros ideales.

Demostraremos que es una gran estupidez creer que

las mafias seguirán formando parte del gobierno

como en otros tiempos.

Aseguramos sin resquicio de duda que

la justicia social será el fin principal de nuestro mandato.

Pese a eso, todavía hay gente estúpida que piensa quese pueda seguir gobernando con las artimañas de la vieja política.

Cuando asumamos el poder, haremos lo imposible para que

se acaben las situaciones privilegiadas y el tráfico de influencias.

No permitiremos de ningún modo que

nuestros niños tengan una formación insuficiente.

Cumpliremos nuestros propósitos aunque

los recursos económicos se hayan agotado.

Ejerceremos el poder hasta que

comprendan desde ahora que

Somos la “nueva política”.

Ahora léelo del revés, empezando por la última frase y subiendo línea a línea.
***

La duplicidad de la política.

Yo, y mi tacto.
Share: