miércoles, 22 de junio de 2016

Amor ciego.

Hoy no voy a hablar de política, no. Creo que de vez en cuando viene bien descansar de ese tema.

Hoy os dejo un texto que no es mío, pero me encanta. Al final comento.

Amor ciego.

Una pareja de jóvenes estaban muy enamorados y se iban a casar. Unos meses antes de la boda, la novia tuvo un accidente y quedó con el rostro totalmente desfigurado...

“No puedo casarme contigo”, le comunicó en una carta a su novio, “Quedé marcada y muy fea para siempre, búscate a otra joven hermosa como tú te mereces, yo no soy digna de ti”

A los pocos días la muchacha recibió esta respuesta de su novio: “El verdadero indigno soy yo, tengo que comunicarte que he enfermado de la vista y el médico me dijo que voy a quedar ciego... Si aún así estás dispuesta a aceptarme, yo sigo deseando casarme contigo”

Y se casaron, y cuando lo hicieron, el novio estaba ya totalmente ciego. Vivieron 20 años de amor, felicidad y comprensión, ella fue su lazarillo, se convirtió en sus ojos, en su luz, el amor los fue guiando por ese túnel de tinieblas.

Un día ella enfermó gravemente y cuando agonizaba, se lamentaba por dejarlo solo entre esas tinieblas. El día que ella murió, él abrió sus ojos ante el desconcierto de todos.,“No estaba ciego” - dijo- “Fingí serlo para que mi mujer no se afligiera al pensar que la veía con el rostro desfigurado, ahora mi amor descansa en ella”

***

Bonita, ¿a qué sí?
¿Pero real?

No, me temo que no. Siempre hay muchos prejuicios, muchas comidas de cabeza. Pero sobretodo, el qué dirán. Como ejemplo, imaginaos una persona vidente con una persona ciega.
¿Qué dirán mis padres?
¿Qué dirán mis amigos?
¿Qué dirá la gente?

Y esas preguntas hacen mucho daño. Tanto que generalmente, no empieza ni la relación, por el que dirán. Hasta que las personas se olviden del qué dirán, y se fijen en que quiero que digan. Historias así son imposibles.



Yo, y mi tacto.
Share: